Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Conciencia + corazón

Conciencia+corazónEl próximo fin de semana 29-30 de noviembre, en el Auditorio Antonio Machado de la Antigua Universidad Laboral de Alcalá de Henares, tendrá lugar el “IV Congreso de la Excelencia en la Educación: Conciencia + Corazón”, en el que he tenido el honor de ser invitado a impartir la conferencia inaugural con el título “Hombre o animal, ¿para qué educamos?”

Los organizadores, que conocen mi pasión por el tema de la educación, que fue mi primera ocupación laboral, y que aprovecho cualquier oportunidad que se me ofrece para dar charlas y seminarios a los jóvenes o para compartir congresos con profesores y maestros, han tenido la gentileza de invitarme a inaugurar el Congreso con libertad total para elegir el tema. A mí siempre me gusta provocar, pero siempre con respeto y con un punto de humor, y he pensado que este título provocaría una cierta reacción, aunque no sé si positiva o negativa. Luego ya dispondré de una hora para explicarlo ampliamente, y para que no se quede solo en un título provocador sino para invitar a la reflexión sobre cuestiones que considero de vital importancia si queremos que el mundo vaya un poco mejor.


En estos últimos tiempos estamos siendo bombardeados por noticias sobre casos de corrupción política y de algunas actividades de banqueros que han sido motivo de escándalo público. Pero todas esas personas protagonistas de esos escándalos políticos y bancarios, hace no tantos años eran unos niños y niñas encantadores que jugaban en sus casas y en los patios de los colegios, y que te los habrías comido a besos. Y yo me pregunto: ¿cómo les hemos educado para que hayan llegado a esta situación y hayan sido capaces de hacer lo que han hecho? Para mí esta es la cuestión que hoy en día no está suficientemente sobre la mesa de debate: ¿para qué educamos? ¿Para luchar y competir entre nosotros en esta nueva selva en la que hemos convertido la sociedad? ¿O para que nos podamos desarrollar como verdaderos seres humanos capaces de ser libres, amar y desarrollar la creatividad? ¿Ya hemos renunciado a vivir y solo educamos para sobrevivir, o tendremos el coraje de recuperar las riendas de nuestra vida y poner los valores humanos en el centro de la educación?

No creo que las soluciones a los problemas y retos que el mundo actual tiene planteados puedan surgir de alguna idea genial de algún político o de algún premio nobel surgido de Harvard o de la escuela de Chicago, más bien creo que muchos de los problemas que tenemos han surgido de gente inspirada en esos centros de pensamiento. Yo soy partidario de recuperar, desarrollar y modernizar los antiguos ideales de los griegos que consideraban que la educación debía buscar el desarrollo de la Verdad, la Belleza y la Bondad. Espero poder explicarlo en detalle en el Congreso, que además contará con interesantísimas conferencias, mesas redondas y talleres que estoy seguro se convertirán en fuente de inspiración a todos aquellos que se animen a dedicar este fin de semana al desarrollo de la conciencia y se inscriban en el Congreso. Yo lo recomiendo intensamente.

Más información y entradas