Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Felices días para pensar en los demás

Ayer por la tarde, mientras aparcaba el coche en una población cercana a Barcelona, se me acercó un hombre negro y me pidió, en un catalán perfecto, un poco de dinero para comprar pan. Le miré a la cara y vi un rostro despierto, una persona presente con una mirada que me llegaba al interior pero que no recriminaba nada ni se quejaba de nada. Y luego añadió: “La vida está muy difícil, amigo”, pero en un tono de aceptación que me conmovió.

Fira navideña de Santa Llúcia en Barcelona · Imagen de Jesús Corrius CC BY 2.0

Feria navideña de Santa Llúcia en Barcelona (Jesús Corrius, CC BY 2.0)

Yo no sabía qué decir, y, torpe de mí, no se me ocurrió otra cosa que preguntarle: “¿Cómo sé que es para comprar pan?”, y al acabar la pregunta me sentí fatal por haberla formulado. Él sonrió y me dijo serenamente: “¿Piensas que es para droga o algo así?”. Me sentí fatal e intenté arreglarlo: “No, no, por favor, no he pensado esto en ningún momento”. Y a partir de ahí comencé a mirarle como a un ser humano y no como a alguien que pedía dinero; y me enfadé conmigo mismo por haber caído en la trampa de la desconfianza, y eso que llevo años hablando de estas cosas y advirtiendo de cómo el dinero nos cambia y nos convierte en caricaturas de lo que podríamos ser. Al final pude arreglarlo, y me contó que era de Mali y otras cosas que ahora no vienen al caso…

Cuento esta pequeña anécdota porque pienso que la Navidad es una época especial para pensar en los demás.


 

La imagen de la Navidad, la imagen de una luz resplandeciente en medio de la noche más fría y oscura del año, puede servirnos de inspiración y darnos coraje para convertirnos nosotros mismos en una luz para aquellas personas que se sienten solas o lo están pasando mal. Y no me refiero únicamente a la gente sin recursos económicos, hoy hay mucho frío y mucha oscuridad en todos nosotros, y todos necesitamos la luz de los demás. Una luz que nos ilumine cuando estemos perdidos, y que nos dé calidez cuando sintamos frío en nuestro interior.

Como cada año, nos van a bombardear en televisión con anuncios de perfumes y de miles de cosas que no necesitamos. La prensa ya anuncia con satisfacción que estos días aumenta el consumo gracias a que en los días festivos abren todos los comercios. Comeremos y beberemos abundantemente, y haremos regalos a la gente que queremos, y supongo que eso está bien. Pero también estaría bien que aprovecháramos la oportunidad de la Navidad y de todos los símbolos y tradiciones profundas que contiene para reflexionar un poco en el mundo que hemos creado y en el que podríamos tener.

Nos hemos vuelto tan materialistas y superficiales que hemos perdido el contenido espiritual profundo de las fiestas del año, y hemos olvidado que se celebraban para revivir en el alma la vinculación del hombre con la Tierra y con el Cosmos, y de esa forma sentirse en unidad con ellos y dar un sentido a la existencia. Hoy en día, o las celebramos rutinariamente sin prestar atención a los misterios que contienen, o simplemente se consideran rituales desfasados propios de la ignorancia del pasado. Y no es cierto, hoy tenemos muchísima más información, pero sensibilidad y sabiduría, aunque fuera más intutiva que racional, quizás había más en el pasado. El siglo XX ha sido el de los grandes descubrimientos científicos y técnicos, pero también ha sido el de máxima destrucción humana y medioambiental. La sabiduría es conocimiento impregnado de bondad; conocimientos ya tenemos muchísimos, ahora lo que toca es impregnarnos de bondad.

La Navidad es bondad, la bondad encarnada en el mundo. Mi deseo para todos vosotros para estas navidades es que podáis impregnaros de bondad, y que esa bondad irradie al mundo a través de vuestras acciones. Y que a través de la bondad también podáis encontrar vuestra luz interior, vuestro verdadero ser, vuestro espíritu; que podáis intuir, aunque sea levemente, su grandeza y su conexión con el espíritu universal, y que, sobre todo, seáis capaces de irradiar vuestra luz a todas aquellas personas a vuestro alrededor que lo necesiten.

Feliz Navidad


¿Qué opina sobre "Felices días para pensar en los demás"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

+ Mostrar los 5 comentarios

Cesca Hace 3 años

bon dia Sr.Melé, no sabi com possar-me en contacte amb voste i en veure el bloc he pensat que ho podia fer per aquest mitja, li volia comentar que fa 5 anys que decidi de “fugir” de les banques servils als diners, deshumanitzades, no perque no hi hagues persones, sino perque als clients els veuen com portadors de “capital”, diners, diners, diners, una obsesiu que principalment s’incita des dels “poders superiors” que miren les balances, els rendiments i totes les parides propies del sistema capitalista des-humanitzat, doncs bé, una vegada decidida a probar l’alternativa, per cert molt ben venuda per voste, en moltes de les seves xarles conincidia del tot, a mes em va sorprendre que parles amb naturalitat de l’esperit de l’esser huma.

vet aqui que fa uns dies que la entitat de Triodos, persegueix als seus clients per un ditxos real decreto………dicho en palabra clara y castellana, que dic jo, si jo vaig obrir una compte a l’oficina de Barcelona i els tramits els feia amb una “persona humana” que m’atenia amb català, ara en aquestes persecucions perque he de soportar que em truquin de no se quina part de mon i que els missatges els firmi triodos, totalment despersonalitzat ?
o sigui que em torno a trobar amb el mal de les entitas financeres que son servils al diner, a les normes “superiors”, i amb qui es imposible contactar perque clar, no hi ha responsable de nom i cognom.
aixo si, em demanen a mi dades personals, confidencials pel blanqueig de diner, quan de sobres saben com introduir-se en la teva vida mes privada, a traves dels mil estaments en que estem fitxats.
tampoc contesten els emails que envio a l’adreça que diu ” atencio al client” (?).
dita tota aquesta parafernalia Sr.Melé , l’etica no es nomes en el tracte que se li dona als diners prestats pels clients, sino el tracte huma, l’atenció deguda i sobretot escoltar i no ser “servidors” inconscients que fan els que els mana, qui?
per que el real decreto aquest, vé en hora bona que ja s’han fet totes les martingales possibles pels que tenen diners que no han sortint ni plantar cols, ni de aixecar-se de bon mati per obrir les poretes del treball, sino que son diners que nomes cla obrir el calaix, i tots sabem qui omple els calaixos i qui el els buida.
ara que tots els avars i expoliadors “legals” han fet la feina, ara nosaltres els que ens tenen fixats a tot arreu i que tenim un nomina declarada, amb un saldo ridicul al banc ens perseguixen continuament al mobil, per email i no saps ni tans sols qui son, nomes repeteixen una i altre vegada el que els mana els poder superiros.

o sigui Sr. Melé que estem igual, deu ser cosa de tocar diners, de ser inconscient, de treballar sense pensar en dignificazr-nos sino en “salvar i protegir” la nomina que cobren.

m’agradaria que em respongues com clienta i em digues que triodos vol ser la diferencia alternativa no nomes finanacera sino humana-conscient.

bones festes

Respondiendo a Cesca
Joan Antoni Melé Hace 3 años

Hola Cesca: Com bé diu, Triodos Bank vol ser una opció per canviar el sector financer i, a través d’això, millorar la societat. I això només es pot fer humanament, és a dir, des d’un propòsit que no és el de maximitzar el benefici i, en el dia a dia, cuidant cada detall. Només puc dir-li que lamento que pugui haver sentit que el tracte que li hem dispensat no ha estat l’adequat. Tanmateix, voldria explicar-li que aquesta és una entitat que s’esforça de forma especial per oferir un servei de qualitat, raó per la qual Triodos Bank compta amb una xarxa d’oficines a Espanya (a diferència de la resta de països on és present, on opera només per telèfon i Internet). Així mateix, lamento que hagi pogut patir alguna molèstia per la recollida de dades que, com a banc, hem de realitzar segons la legislació a tots els clients, independentment de la seva identitat i volum de recursos. Vull agrair-li que s’hagi pres el temps d’adreçar aquestes paraules, perquè només escoltant podem millorar, i també vull assegurar-li que no estalviarem esforços per correspondre la confiança que ha dipositat en nosaltres. Salutacions i bon any,

Joan

Elisabet Hace 3 años

Bon día. Sr. Melé jo fa alguns anys vaig decidir començar em Triodos, i vaig trobar un bon tracte. Pro el dsconcert es quan ultimamente telefones em un telefon de Barcelona i no t ‘entenen em catala. I al igual que le Sra Cesca vui comunicarli que em va desegradar le trucada “em castalla” demanan-me tantes dates, em vaig sentir malamente. Gràcies per escoltarme
Salutaciosns Elisabet

Respondiendo a Elisabet
Joan Antoni Melé Hace 3 años

Hola Elisabet: Només voldria aclarir que, a més de comptar amb els serveis de banca online i atenció a oficina en català, per telèfon també pot sol·licitar que l’atenguin en llengua catalana. Respecte a la sol·licitud de dades, comprenc que es tracta d’un fet que no és agradable, però així ens obliga a fer-ho la legislació (com a la resta d’entitats financeres) amb tots els clients per a prevenir situacions irregulars. Salutacions,

Joan

LUCIA PRADE Hace 3 años

Hola Joan,

gracias por compartir tu relato, es también muy humano equivocarnos y rectificarnos.
Me ha sido muy util, creelo.

Un saludo, Lucia


+ Mostrar los 5 comentarios