La regla número uno para ser ético

La fiebre de nuestros días por tener un código de conducta es tal que dentro de poco no habrá nadie sin uno. Si se me permite la exageración, hasta el fabricante de las armas más inhumanas y con menos justificación defensiva imaginable tendrá el suyo propio enmarcado en sus salas de reuniones. Con tanta demanda, me imagino que los códigos incluso irán baratos en el mercado y serán cada vez más irresistibles para el comprador. No solo baratos; los escritores se irán superando con tanto trabajo de pulido y las obras serán más y más bonitas, casi dignas de un certamen de poesía.

Ir a lo esencial

¿Nos quedamos solo con la letra o también con la esencia? (imagen de Wikihow, licencia Creative Commons)

Lo que seguirá siendo dudoso es si, aparte de bonitos y baratos, los códigos de conducta también serán buenos. Por aquello que nos dice el sentido común de que estas tres cosas, normalmente, no van juntas.

Hace algún tiempo, leí un artículo que me hizo reflexionar sobre este tema y que hoy me viene a la mente por una información sobre Triodos Bank que he visto por televisión. Era un texto titulado “Más conductas éticas que códigos utópicos”, en el que el directivo empresarial Javier Cantera defendía que “los códigos éticos son un proceso tranquilizador de las conciencias, muy bonitos y expresivos en su literalidad”. Pero que “las conductas éticas no necesitan de un código deontológico pactado y redactado mirando a la galería (…) Creo más en el directivo que asume la ética de la empresa desde su ética personal”, remataba.

Casi sobra decir lo mucho que coincido con esta visión tan sensata, pero quiero ir más allá. El pasado fin de semana me alegró ver cómo un informativo que siguen muchas personas, como es el del canal La Sexta, dedicaba una noticia al aumento de clientes de banca ética en los últimos años, destacando que Triodos Bank ha conseguido ofrecer todos los servicios de un banco habitual desde una perspectiva más humana. Al final de la pieza informativa, el economista Julio Rodríguez señalaba, sin embargo, la necesidad de “mostrar más controles externos” por parte de las entidades de banca ética.

Leer más ›

Es mejor empezar por el final

Un viaje de mil millas empieza siempre por un primer paso, dijo hace más de veinte siglos el filósofo Lao Tsé; y no seré yo quien, ahora, le contradiga. Pasar del dicho al hecho, iniciar camino, es lo que tantas veces les falta a nuestros proyectos personales para que sean algo más que ideas o sueños.

Sin embargo, es seguro que cualquier caminante tendrá más fuerzas para emprender su travesía si, antes de empezar, piensa no en el principio sino en el final. En qué es aquello que queremos alcanzar y, sobre todo, por qué es importante para nosotros.

Imagen de Tom Richardson - CC BY SA 3.0

Imagen: Tom Richardson – CC BY SA 3.0

A veces, puede obsesionarnos saber cómo hacer las cosas bien en nuestro trabajo, encontrar ese regalo especial para una persona que queremos, escoger el mejor colegio para nuestros hijos… Hay tantas cosas en el horizonte cercano que es fácil olvidarse de con qué fin las hacemos. Tantas presiones recibimos y nos creamos a nosotros mismos que podemos perder de vista por completo lo que de verdad queremos, incluso actuar contra nosotros mismos y nuestros valores.

Leer más ›

Si la gente entendiese cómo funciona el sistema financiero…

asdsa Yumi Momoi - CC BY 2.0

¿No es hora de ver qué hay detrás del telón? (imagen: Yumi Momoi CC BY 2.0)

“Si la gente entendiese cómo funciona nuestro sistema financiero, creo que habría una revolución antes de mañana”, atribuyen al industrial americano y pionero de la gran industria del automóvil Henry Ford.

Yo me quedo con la primera parte de la frase, “si la gente entendiese”, porque creo que eso es lo fundamental: una mayor conciencia colectiva, que más personas descubran lo que hay detrás del telón.

No puede ser que, con todo lo que ya hemos visto, aún nos dejemos convencer y vencer por juegos de manos comerciales, porque esto no deja de ser una derrota de nuestros principios como personas. Por abrir cuenta o domiciliar la nómina, la cubertería del siglo XXI es una tableta, lo que representa una cierta sofisticación del sistema, o una promesa de X tipos de interés o 0 comisiones, clásicos; pero esto no deja de ser más de lo mismo.

Leer más ›

¿Salvados por la educación financiera?

Jordi Évole siempre encuentra la manera de poner su afilado dedo en la llaga… y situar contra las cuerdas a más de uno, claro. Volvió a hacerlo, me refiero a ser especialmente oportuno, con el tema que eligió para su programa de anoche, en el que tuve el gusto de participar.

Tras un primer Salvados al que me invitaron a hablar sobre banca ética desde mis vivencias como responsable de Triodos Bank, esta segunda experiencia fue bastante distinta. Se trataba de participar en una tertulia sobre educación financiera que, resumiendo, lanzó el interrogante de si enseñar contenidos sobre finanzas personales y economía doméstica en las escuelas podría “salvarnos” de caer en el futuro en una crisis como la actual. ¿Pero qué modelo de finanzas queremos enseñarles?

Vídeo Salvados

A priori, soy muy favorable hacia los programas educativos, talleres y actividades promovidos por diversas organizaciones con la sana aspiración de mostrar a los más jóvenes cuál es el funcionamiento de la economía y su papel en ella. Sin embargo, me pongo nervioso cuando escucho que los bancos están entrando en los colegios a impartir sesiones de educación financiera.

Leer más ›

Esta pregunta también es para usted

Algunas preguntas nos incomodan. Nos sacan de eso que los psicólogos llaman nuestra zona de confort y la tentación inmediata es volverse, mirar hacia atrás para ver si hay alguien cerca que pueda contestar. Con un poco de suerte, la cuestión no iba para nosotros.

Hace unas pocas semanas participé en un evento que, por su nombre, se diría que solo concierne a algunos, en concreto los directivos de organizaciones. Me refiero al encuentro de Empresas con valores, que organizó Triodos Bank el pasado 22 de enero y en el que se compartieron ideas sobre cómo hacer negocios con éxito y con responsabilidad.

Empresas con valores

Imagen de los finalistas del I Premio Triodos Empresas durante el encuentro Empresas con valores

David Escamilla, periodista y presentador del coloquio en el que participé junto a Víctor Viñuales, director de la Fundación Ecología y Desarrollo, planteó una pregunta fundamental y de esas que son para todo el mundo, porque cada cual debería pensarla por sí mismo y encontrar su propia respuesta.

Leer más ›